Lorenzo Boturini y la Virgen de Guadalupe (Jesús Hernández)

Lorenzo Boturini Benaducci

 

En los siglos posteriores a la Aparición Guadalupana, han surgido diversos hombres interesados en documentar históricamente aquel suceso, y para ello se ha recurrido tanto al testimonio obtenido por tradición oral, como a los documentos que ya existan, pero que no hayan sido dados a conocer. Entre esos historiadores destacan Luis Becerra Tanco, Carlos de Sigüenza y Góngora, y en especial lugar, Lorenzo Boturini, de quien vamos a hablar.

 

Lorenzo Boturini Benaducci fue un historiador y cronista nacido en 1702 en Sondrio, Italia. Educado bajo la influencia del filósofo Juan Bautista Vico, desarrolló un gran interés por la investigación histórica y documental. En 1735 fue a España y luego a México, en donde se dedicó a buscar, analizar y coleccionar valiosos documentos, códices, manuscritos, libros y pinturas indígenas, con la intención de elaborar un acervo histórico sobre el México Prehispánico.

 

En el año de 1737 estalló una epidemia de peste en el Virreinato, y Boturini fue testigo del fervor con el que la Nueva España se dirigió a la Virgen de Guadalupe, implorando su intercesión ante Dios para que cesara la peste. Esto, y el posterior juramento que la Ciudad de México hizo nombrando su patrona a la Virgen de Guadalupe, lo hicieron interesarse vivamente en la historia y documentos guadalupanos.

 

Recorriendo el territorio mexicano, Boturini enriqueció su colección con documentos guadalupanos muy importantes, y en 1738, hizo gestiones solicitando al Venerable Cabildo Vaticano la coronación solemne de la Virgen de Guadalupe, como milagrosa.

 

Gracias a la insistencia de Boturini, el cabildo pasó por alto algunos trámites y otorgó permiso para dicha coronación el 11 de junio de 1740.

 

Grabado con motivo de la peste de 1737

 

Lamentablemente, el tiempo le traería desgracias a Boturini. En 1742 el virrey don Pedro Cebrián y Agustín inició una investigación sobre la persona de Boturini y sus actividades en la Nueva España.

 

Arrestado por las autoridades virreinales, Boturini fue acusado de estar en México sin la documentación necesaria, de hacer gestiones para las que no tenía autorización y de colectar donativos sin permiso.

 

Boturini fue encarcelado y se le confiscó su valiosa colección.

 

En España es absuelto de esos cargos y se le nombra cronista de Indias. Conoció a Mariano Fernández de Echeverría y Veytia, otro historiador guadalupano, quien completaría la obra Historia de México Antiguo iniciada por Boturini.

 

Entre 1744 y 1746, Boturini redactó su obra más conocida, Idea de una nueva historia general de la América Septentrional, y también un valioso inventario, redactado de memoria, de su colección de documentos confiscada; ese inventario se llamó Catálogo del Museo Histórico Indiano.

 

La pérdida de sus documentos ha sido lamentada por posteriores historiadores guadalupanos, ya que de existir su colección, podríamos llenar hoy algunos huecos en la Historia de las Apariciones y del culto a la Guadalupana.

 

La colección de Boturini se ha perdido, pues las piezas que la formaban fueron esparcidas por distintos lugares, pero gracias al inventario realizado por él, tenemos noticia de algunos de los documentos que tuvo en su colección. Algunos de ellos son:

  • La Historia de la Aparición Guadalupana, redactada por autores como Miguel Sánchez, Luis Lasso de la Vega, Luis Becerra Tanco y Francisco de Florencia.
  • Una historia guadalupana escrita en italiano por Anastasio Nicoselli.
  • Varios poemas guadalupanos.
  • Manuscritos originales en náhuatl que relatan la Aparición dentro de una cronología de sucesos históricos.
  • Tuvo una copia del testimonio de Carlos de Sigüenza y Góngora en el que asegura que la Historia de las Apariciones en lengua náhuatl fue obra del indígena Antonio Valeriano.
  • Encontró testimonios de que existió una Historia guadalupana escrita en español por Fernando de Alva Ixtlilxóchitl, historiador mestizo.
  • Testamentos de indios y españoles, mencionando a la Virgen de Guadalupe.
  • Tuvo el testamento original de una parienta de Juan Diego, en el que se menciona la Aparición Guadalupana y se menciona también a María Lucía, la esposa de Juan Diego.
  • Tuvo, en lienzo, un retrato de Juan Diego.
  • Un mapa o códice indígena, con pinturas en las que los indios ilustraron la Aparición.

 

Boturini murió en Madrid hacia 1755, pasando a la Historia como uno de los más importantes historiadores del México antiguo y de la Virgen de Guadalupe.

 

Actualmente, el Archivo Histórico de la Basílica de Guadalupe tiene en custodia algunos documentos relativos a Boturini, como algunos de sus apuntes, y el decreto del Cabildo de la Basílica de San Pedro que contiene la autorización para coronar a la Virgen, en respuesta a la petición de Boturini. Asimismo, la Biblioteca de la Basílica de Guadalupe, en la ciudad de México, lleva el nombre del ilustre italiano.

 

 

Biblioteca de la Basílica de Guadalupe

REGRESAR

CENTRO DE ESTUDIOS GUADALUPANOS UPAEP

9 Poniente 1517, Barrio de Santiago | C.P. 72410 | Puebla, Pue., México

Teléfono: 52 (222) 229 9400 ext. 7836 | ceg@upaep.mx